El logro de ganar en la Copa Nacional de Cerveceros dos años seguidos los hizo pasar de la cervecería casera al empredimiento artesanal. De lleno en el tema, los tres creadores de Barut se han dedicado a experimentar y aprender, con grandes aciertos.
Compártelo en tus Redes Sociales:

Barut era el perro, quiltro labrador, de Simón Fercovic. Ya tenía 12 años, y como perro viejo, acompañaba con más silencios que ladridos a su dueño y a sus amigos Diego Abuauad y Santiago Llanos. Los miraba, paciente, se hacía el choro con otros perros y los protegía, a su manera. Por eso, cuando pasaron de ser cerveceros caseros a instalarse ya como cerveceros artesanales, el nombre de Barut salió naturalmente y su cara en las botellas quedó ideal. El perro murió hace unos meses, pero según Santiago, su energía sigue ahí, en la comunidada ecológica de Peñalolén, donde están sus instalaciones.

Los tres amigos de infancia nos recibieron en Peñalolén y nos contaron cómo nació su cervecería, caracterizada por la variedad de sabores que realizan y que les ha generado un público fiel que sigue creciendo día a día.

¿Cómo comienza la Cerveza Barut?

Simón: Barut como tal tiene su génesis en 2015, aunque antes en el colegio teniamos ya experiencia en cerveza casera. Una vez hicimos cerveza con un equipo prestado, con un cúmulo de errores, pero quedamos contentos igual. Pero en 2015 ya lo tomamos más en serio, tomamos un curso en la Universidad Católica sobre cerveza con un profe que es bacán, que sabe mucho. Y eso era más complicado porque las clases eran todas las semanas, estabas obligado a hacer cerveza como tarea final y ese fue el motor.

Le sacamos el jugo al curso, empezamos a hacer cada vez más cerveza, cada vez más cotidiano. Y al principio estabamos con otros amigos también, no teníamos pretensiones comerciales ni mucho menos, pero teníamos un grupo interesado. Y eso creció en 2016, cuando entró Diego.

Diego: claro, yo en 2016 me incorporé. En esa época estudiaba en la Facultad de Gómez Millas de la Universidad de Chile y pasaba mucho en un local que se llama Mundo Cervecero. Y hacia finales del 2016 decidimos dejar de gastar plata y hacer cerveza y vivir con lo que le vendieramos a nuestros amigos. Yo aprendí con los chiquillos, que ya estaban haciendo cerveza. Y en 2017 ganamos el oro en la Copa de Valparaíso, y ahí empezamos a pensar a Barut como algo que podía ser nuestro trabajo. Y en 2018 ya terminamos nuestras carreras y llevamos trabajando unos siete meses trabajando a tiempo completo en esto.


De izquierda a derecha: Diego, Simón y Santiago.

¿Cómo fue que ganaron en la Copa de Valparaíso?

Diego: había un antecedentes, que fue que ganamos un par de copas en una feria que se llamaba Garage UC, en la universidad. Y en 2017 ganamos en la Copa de Valparaíso, la actual Copa Nacional de Cerveceros, donde ganamos oro y plata con una weizen y una dunkelweizen. Y en 2018 ganamos el oro con una IPA belga.

¿Qué cervezas está haciendo ahora Barut?

Simón: tenemos varias cervezas que nos tienen orgullosos, y acabamos de decidir que vamos a empezar a hacer líneas fijas, porque nuestro sello eran cervezas distintas. De todas formas, vamos a ir variando en cervezas, pero más pausado.

Diego: nosotros solemos hervir mucho las cervezas y fue raro no hervir esta, le llaman un estilo histórico, su maduración tuvo ciruelas, le añade complejidad, y no es tan ácida. Dentro de este emprendimiento hemos tenido muy buena recepción de nuestros productos. Pero como emprendedores no nos ha ido tan bien. Y sospechamos que es por los caprichos a los que tendremos que renunciar, y uno de esos caprichos es la gran variedad de cervezas que hacemos, distintas…por eso estamos postulando una línea fija para sostener el proyecto y poder hacer otra línea experimental. Y las líneas fijas van a ser la Otoño lager multigrano, la IPA belga y la hefe weisen, llamada Hefe Trigo.

¿Cómo definirían la identidad de la cerveza Barut?

Diego: si nosotros tuviéramos un sello, creo que sería la diversidad, hacer cervezas muy distintas. Tenemos las lúpuladas, las maltosas, las ácidas, las fuertes y las suaves, experimentales, con jengibre, frutas. Hasta hicimos una cerveza con lactobacilos de flora vaginal, de color medio violeta, con un final medio terroso…

Santiago: tenemos una relación media mística, porque para nosotros es importante lo que pasó en las abadías, la tradición belga, la relación espiritual con la realización de la cerveza, de hacer algo con tus manos, y además de mucha dedicación en el trabajo. Y esa dedicación, esa relación con el trabajo, está en nuestras cervezas, porque también hacer cerveza nos gusta como ejercicio creativo. Para nosotros, es una pega de vanguardia, de cómo entendemos nuestro proyecto cervecero, que tiene mucho que ver con estar abriendo caminos, probando recetas, estudiando tradiciones antiguas.


Uno de los experimentos con levadura, de Barut

¿Qué proyectos tienen para este año como Barut?

Santiago: queremos definir más líneas fijas, tenemos ya tres, pero queremos que sean cuatro o cinco líneas fijas.

Diego: claro, va en la línea de que para nosotros es importante el trabajo artesano, en donde hay cosas que se hacen a mano, por eso escribimos a mano las etiquetas, estamos encima de cada producto. Barut hace cervezas de autor en ese sentido, es muy importante cómo trabajamos, no solo la cerveza, sino la labor detrás. Y el enfoque gastronómico, nos interesa, la experiencia sensorial del producto, más que el grado alcohólico o cuánto refresca. Por eso nosotros vemos la cerveza como un producto culinario y hemos experimentado sin lúpulo, cervezas sin cebada, hemos hecho mostaza y mermeladas, chucruts, otras cosas.

¿Donde podemos comprar Barut?

Simón: lo más directo es contactarse con nosotros, nosotros hacemos despacho una vez al mes y probablemente pronto hagamos dos veces al mes.

Diego: funcionamos a través de facebook y de instagram para los pedidos. Y desde fines del año pasado tenemos un boletín mensual, que nos gusta mucho, armamos todos los meses una carta con fotos y notas de cada cerveza que tenemos disponible y ahí nos contactamos con las personas para reservar y despachar su cerveza.

Simón: estamos en un restaurante que se llama Punto País, en Ñuñoa, un restaurante Bocado, en la comunidad ecológica. En botilleria Urriola en Valparaiso. Y en bares vamos apareciendo esporádicamente, en el Mossto, el Truf… También estamos presentes en cenas clandestinas de colectivo cocina y cerveza.

Pedidos y consultas a los correos : barutcerveceria@gmail.com