Miran con atención la popularidad de la cerveza Báltica y el estilo de Tamango. Con ese interés, un grupo de amigos, junto con un maestro cervecero, formaron cerveza Cabezona.
Compártelo en tus Redes Sociales:

Cabezona es una cervecería multifacética e innovadora, ubicada en la comuna de Macul. Dentro de su propuesta está un método de trabajo a escala humana, basado en el derecho de todo consumidor de disfrutar de una buena cerveza a precio justo. 

En su trabajo, Cabezona intenta educar a sus clientes en formas sustentables de consumir cerveza, como en la reutilización y reciclaje de sus botellas de medio litro.  En esta ocasión, conversamos con una de las fundadoras de la cervecería Cabezona, Camila Ahumada.

Cervecería Cabezona comenzó siendo una idea entre amigos que acababan de terminar sus carreras y decidieron emprender el camino de la cervecería artesanal. Desde sus comienzos se han mantenido con las mismas ollas de 40 litros, pero el crecimiento de su emprendimiento ha sido sostenido. Su rutina es dura, como nos cuenta su socia fundadora, cocinan todo el día sin parar. Pero gracias a ese trabajo han logrado invertir en más fermentadores, lo que les permite tener un stock constante de cervezas. 

¿Cómo surge el proyecto de Cervecería Cabezona?

Surge hace 3 años y medio, cuando el maestro cervecero se reúne con un par de amigos, después de terminar sus carreras profesionales. Les comenta que quiere emprender un nuevo proyecto, que ha reunido dinero para comenzar a desarrollarlo y que los quiere adentro por sus carreras, -diseñador y publicista-, que podrían ayudarlo a vender su cerveza. En un principio, con el afán de aprender más, asistimos a los cursos de Prost. Mucha teoría, harta química.

Cuando creímos contar con la suficiente experiencia cocinando cerveza, decidimos comenzar a vender. Yo como socia, tenía un trabajo en una agencia de publicidad. Renuncié a ese trabajo y comenzamos a vender.

En su redes sociales emplean el concepto de #justiciacervecera ¿A qué apunta ese concepto?

Sí, nace desde donde también nació la cerveza. Siempre intentamos hacer una cerveza con un precio justo, porque vendemos cervezas de medio litro a $1.500 con despacho a domicilio, que viene a hablar un poco de la comodidad del servicio. Creemos que todas las personas amantes de la cerveza tienen el derecho a probar cerveza rica, de calidad y barata, con la comodidad de poder recibirla en la casa, en el trabajo o donde sea. Mientras nuestras piernas lo permitan, porque nosotros hacemos los repartos en bicicleta. 

Ahora tenemos apoyo de otros repartidores, que eso ha sido parte del crecimiento del negocio. 

¿ Podrían contarnos un poco más de esta forma de negocio? ¿Alcanzan a lograr las metas a fin de mes con el concepto de justicia cervecera?

Completamente. De hecho, el negocio siempre ha ido creciendo. Nosotros nunca hemos tenido socios inversionistas, el único préstamo que hemos pedido fue de un millón, y ya está pagado. Todo ha nacido desde una primera inversión con la que se compraron los equipos. Así como el despacho gratis, que nace de la necesidad de enfrentar la dificultad de vender la cerveza en una primera instancia. Nos preocupamos por quienes trabajan con nosotros. 

El tema de la retornabilidad, es parte de la conciencia que tenemos como equipo respecto al medio ambiente. La cervecería tiene esos valores también y el vidrio es muy fácil de reciclar. Entonces ¿qué mejor que hacerlo en tu negocio? 

Proponen la iniciativa del reciclaje como parte de su servicio ¿La cervecería también sigue una lógica de trabajo sustentable y circular? 

En estos momentos, no hacemos nada más que botar el mossto y el grano, pero si ya estamos estudiando las opciones de entregárselos a personas que los reutilizan. Hay varias entidades que sabemos que reutilizan cereales o hacen macetas, todo dirigido al tema de la sustentabilidad. Sabemos que producir cerveza tiene un gasto considerable de agua. 

El mismo hecho de repartir en bicicleta va en la misma línea, para reducir nuestra huella de carbono. Si hay pedidos grandes en caja, los enviamos en auto o que se retiren. Efectivamente va todo en pro de un mundo más sustentable.

¿Cuáles han sido sus referentes para elaborar cerveza en casa?

La Báltica, en un comienzo, por el concepto de una cerveza popular, barata y rica. Si lo piensas, te tomas la Báltica con un grado alcohólico 5.8, que en un momento costó $800 el litro. Es una muy buena opción de cerveza de bajo costo.

Mientras que en términos más de cerveza artesanal, yo estoy adicta a la Tamango, tienen unas latas hermosas, con despacho si compras por internet, hacen maceteros con sus latas. Es muy rica esa cerveza. También Vericcio, la Vero es una mujer muy empoderada y decidida, sabe mucho de cervezas, su cerveza es muy rica. Yo creo que es un exponente muy fuerte y que inspira bastante.

¿Que distingue a Cervecería Cabezona de otras cervecerías caseras?

Ser rica, barata, consciente, sustentable, todo incluye un valor de marca que hemos intentado transmitir, pero si lo piensas todas las cervecería pudieron haber empezado así. Te podría decir que lo hacemos todo nosotros, pero siento que no es muy diferente de lo que hacen otras cervecerías artesanales. Cervecerías hay miles, pero pienso que nos preocupamos por el cliente y la relación que tenemos con ellos.