La Grifería nos abrió las puertas de su nueva casa ubicada en calle San Ignacio, Santiago Centro. Hablamos con dos de sus dueños, quienes reconocen como ventaja la accesibilidad al local y buscan replicar la fórmula de bar de barrio en torno a la cerveza artesanal, que tanto éxito les ha generado en La Reina.
Compártelo en tus Redes Sociales:

Inaugurado a fines de 2017, el bar La Grifería logró cautivar a los vecinos de La Reina. En mayo de este año nos reunimos para hacer una nota sobre la historia de quienes están detrás del proyecto, buscando también transmitir la esencia que representaba su negocio. No sólo era un bar cervecero, también las notas rockeras se tomaban el lugar. Este bar de barrio recibía a la gente forjando un vínculo muy cercano que se mantiene hasta el día de hoy.   

Ahora, La Grifería ha decidido expandirse, inaugurando un nuevo local en Santiago. Ubicado a una cuadra de la Alameda, en San Ignacio 30, el bar funciona como un lugar de encuentro para disfrutar de cervezas artesanales y comer. A fines de septiembre encontraron esta casa de fachada colonial y a principios de octubre la abrieron.

Comunibeer fue hasta el lugar, donde compartió con Renato Calderón y Braulio Villa, dos de sus tres dueños, quienes nos contaron sobre su experiencia en el centro y cómo se han relacionados con sus nuevos vecinos. 

Durante este sábado 21 de diciembre, los schop de 470 cc estarán en promoción. Con el afán de replicar los eventos que hacen en el otro local, durante el mismo día tendrán uno con la cervecería Hasta Pronto como protagonista. Los estilos que tendrán serán: Blonde Ale, English Pale Ale, West Coast IPA y Doble IPA.

Además, hasta este domingo 22 de diciembre estarán sorteando premios en su perfil de Instagram, que incluye un destapador de Cerveza Raíces y un pack con cuatro botellas de Cerveza Bundor. 

¿Cómo se dio la planificación de este segundo local?

En un comienzo, al abrir el primer local, ya mirábamos a futuro abrir otro. No sabíamos cuándo, pero hubo un momento en el cual nos dimos cuenta que el local se nos había hecho chico. La capacidad máxima son 60-70 personas. Había gente que se iba o había que esperar mucho rato para sentarse.

¿Qué cosas los convencieron de optar por este local en el centro? 

Tiene terraza, también la inmediatez con la cual pudimos funcionar respecto a lo administrativo, lo que tiene que ver con las patentes. El espacio, este es mucho más grande. Cómodamente sentados tenemos una capacidad para 90 personas y todavía nos faltan dos salones por habilitar.

¿Ven ventajas en esta nueva ubicación?

La accesibilidad al local, tenemos el metro a una cuadra (metro Moneda). Hay locomoción toda la noche. Es muy fácil llegar, claramente ese fue un factor muy importante. El espacio de la terraza es fundamental, en La Reina está afuera. Acá es un patio conectado al lugar, tiene su atractivo. En las cercanías hay pocos bares cerveceros. Esto lo estudiamos, estamos en una ubicación en la cual no tenemos tanta competencia directa. 

¿Han tenido buena recepción?

Lo que nos ha ayudado, es que ha venido harto cliente del local de La Reina, amigos, familiares. Gente que por curiosidad lo viene a conocer, fidelidad de varios.

La onda de barrio, es un concepto que nosotros mismos hemos escuchado en la gente. Hemos visto en redes sociales que hay hartos vecinos del sector que dicen: vamos a ir a conocer el nuevo local que llegó al barrio. 

¿Diferencias entre el público de ambos locales?

Acá hay una diferenciación de horarios. A la hora de almuerzo viene harto oficinista, ya que ofrecemos colaciones, a diferencia del local en La Reina, que las retiramos. Vienen más por el menú, incluso no consumen cerveza. 

Aunque hay algunos que los días viernes, en la tarde, se toman su cerveza, pero no vuelven a trabajar (risas).

¿Cómo funcionan los menús?

Lo primero es que queremos potenciarlos, empezar a trabajar con cervezas, mezclar un poco el tema de la comida con cervezas. 

El menú tiene un valor de 4.000 pesos. Incluye entrada, plato de fondo, jugo, postre, pebre, pancito. Van a encontrar distintos tipos de carne al horno con puré rústico, rissottos, comida italiana en general, verduras salteadas con cerveza, entre otras cosas. 

¿Por qué estos oficinistas no consumen un vaso de cerveza?

Es que tienen que volver a la pega, son 45 minutos de colación. No obstante, la idea es empezar a transmitir el hecho de que incorporen la cerveza como la copita de vino. Pero queremos partir de a poco, primero que la gente conozca la cerveza, ocuparla como ingrediente en preparaciones. 

¿Cómo es la oferta cervecera?

Tenemos 20 líneas de cerveza artesanal, 10 fijas y 10 que rotarán. Las 10 primeras, son cervezas que nosotros ya hemos probado en el local de La Reina y tienen sus seguidores. Las otras 10, serán de regiones, experimentales y colaborativas.  

Dirección: San Ignacio 30, Santiago Centro / Horario: lunes a jueves, 12 PM a 1 AM. Viernes y sábado, 12 PM a 3 AM.